MinMujeryEG - Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género

Menú Principal

15 de Septiembre de 2017

#ChileAprobó3Causales

Chile avanza en protección y autonomía para las mujeres: La Presidenta Michelle Bachelet promulgó la ley 21.030 que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales


En Chile las mujeres podían interrumpir su embarazo por razones terapéuticas desde 1931. En 1989 la dictadura ordena la total prohibición del aborto, y con ello las mujeres quedan en desprotección incluso en casos críticos. Con eso, la decisión de cómo llevar su vida la tomaban otras personas, dependiendo del criterio del equipo médico de turno, del dinero disponible o de la ayuda de otras personas para realizarse un aborto, en muchas ocasiones en condiciones poco salubres, con nula información y acompañamiento.

El segundo Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet Jeria se propuso avanzar en más derechos para las mujeres. Con esto en mente, el 31 de enero de 2015 la Mandataria envió al Congreso Nacional el proyecto de ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en el caso de que la vida de la mujer gestante corra peligro vital; en caso de que el embrión o feto presente una patología letal que lo haga inviable fuera del útero; en caso de violación sexual.

En un poco más de dos años y medios, más  de un centenar de organizaciones y personas fueron escuchadas por las y los congresistas en un total de 198 intervenciones, tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado. Luego de pasar por todos los trámites legislativos que la Constitución de la República establece y después de haber sido impugnado en el Tribunal Constitucional, el 13 de septiembre de 2017 la Presidenta Michelle Bachelet devuelve a las mujeres el derecho de decidir sobre sus vidas y de fortalecer la atención pública de salud para estos efectos.

La despenalización de la interrupción del embarazo en tres causales es un tema de derechos humanos, que entrega a las mujeres la libertad de decidir qué hacer en tres casos extremos, donde solo las convicciones personales pueden entrar en juego. Chile hoy tiene una legislación más compasiva, con una mirada mucho más humana.

Revisa la nota del acto de promulgación aquí [+]

 

 

¿En qué causales se permitirá interrumpir el embarazo?

Son 3 causales:

a.-  La mujer se encuentre en riesgo vital, de modo que la interrupción del embarazo evite un peligro para su vida.

b.- El embrión o feto padezca una patología congénita adquirida o genética, incompatible con la vida extrauterina independiente, en todo caso de carácter letal.

c.- Sea resultado de una violación, siempre que no hayan trascurrido más de doce semanas de gestación. Tratándose de menores de 14 años, este plazo se extiende a las 14 semanas.

 

 

¿Qué plazo tiene cada causal para ser invocada por las mujeres?

En el caso de las dos primeras causales -esto es, causal de riesgo vital o inviabilidad fetal letal-, no se expresan plazos, debido a que las patologías pueden presentarse en cualquier momento del desarrollo embrionario/fetal.

No obstante, en la causal de violación, existe un plazo diferenciado de acuerdo a la edad de la mujer gestante. En el caso de mujeres mayores de 14 años, el plazo para invocar esta causal para interrumpir el embarazo es a las 12 semanas de gestación. Tratándose de una niña menor de 14 años, la interrupción del embarazo podrá realizarse siempre que no hayan transcurrido más de 14 semanas de gestación.

 

 

¿Cómo es el procedimiento para acceder a la interrupción del embarazo en la causal de violación?

Lo primero, tal como en todas las causales, es que la mujer o la niña deben manifestar su voluntad. Además, un equipo de salud especialmente conformado para estos efectos debe constatar que hayan ocurrido los hechos que constituyen la causal, es decir, la violación.

 

 

¿Qué sucede con el procedimiento penal cuando una mujer solicita interrumpir su embarazo por encontrarse en la tercera causal?

Para esta respuesta hay que distinguir si la mujer que solicita acceder a la interrupción es mayor o menor de edad. Si es menor de edad, el jefe del establecimiento deberá hacer la denuncia al Ministerio Público para que inicie de oficio la investigación.

Si la mujer es mayor de edad, y no ha efectuado la denuncia, el jefe del establecimiento debe poner los hechos en conocimiento del Ministerio Público, para que investigue de oficio al o los responsables. Con todo, la misma ley asegura que en el proceso que se siga por el delito de violación la comparencia de la mujer será siempre voluntaria.

La mujer o niña deben manifestar su voluntad y el diagnostico debe ser confirmado por un grupo de salud especialmente conformado para estos efectos. Si la mujer no ha denunciado, el jefe del servicio debe dar aviso al Ministerio Público para que investigue. Se establece expresamente que la participación de la mujer debe ser voluntaria durante el proceso penal. Si la mujer es menor de edad, entonces el jefe de servicio procederá de oficio, ya que según la legislación vigente tiene la obligación de denunciar el delito.

 

 

Objeción de conciencia

La objeción de conciencia es una excepción que la legislación otorga a ciertas personas para abstenerse de obedecer la ley, bajo el cumplimiento de ciertos requisitos estrictos. En el caso de la ley que despenaliza la interrupción voluntaria del embarazo en tres causales, la objeción de conciencia puede ser invocada por aquellas personas que cumplen funciones en el pabellón quirúrgico.

La ley también permite que las instituciones puedan invocar objeción de conciencia. Por último solo se prohíbe objetar cuando la mujer se encuentra en peligro vital.

 

 

Procedimiento en niñas menores de 14 años.

Cuando sean niñas menores de 14 años las que se encuentren en alguna de las tres causales, para poder acceder a la interrupción del embarazo, además de su voluntad, se debe contar con la autorización de su representante legal. No obstante, existen tres hipótesis en que se puede pedir la autorización sustitutiva al juez con competencia en materias de familia.

a. Cuando el representante legal no ha sido habido

b. Cuando el representante legal se ha opuesto a que la niña acceda a la interrupción

c. Cuando a juicio del equipo médico solicitar esta autorización implique para la niña riesgo de maltrato físico o psíquico, coacción, abandono, desarraigo u otras acciones u omisiones que vulneren su integridad.

En estos tres casos, el juez con competencia en materias de familia debe resolver en forma de juicio y verbalmente, oyendo a la niña y al representante legal que haya negado la autorización. Su resolución será apelable.

 

 

Sobre el acompañamiento

El Proyecto de ley consagra el acompañamiento como un derecho de la mujer que se encuentra en alguna de las tres causales, tanto si decide continuar como si decide interrumpir su embarazo. Este acompañamiento debe ser respetuoso de la libre decisión de la mujer, no pudiendo tener carácter disuasivo. Incluirá acciones de acogida y de apoyo biopsicosocial. En caso de continuación del embarazo, junto con ofrecer el apoyo descrito, se otorgará información pertinente a la condición de salud y se activarán las redes de apoyo. La mujer siempre podrá solicitar que el acompañamiento le sea prestado por organizaciones de la sociedad civil, las que deben estar acreditadas ante el Ministerio de Salud.

 

 

🌐 Todo sobre la nueva ley en 3causales.gob.cl