MinMujeryEG - Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género

Menú Principal

6 de Septiembre de 2017

El trabajo de la casa y el cuidado de las personas es una labor de todas y todos.

Compartamos la Pega

¿Sabías que, según estadísticas del INE, las mujeres dedican más horas al trabajo doméstico que los hombres?¿Sabías que, según estadísticas del INE, las mujeres dedican más horas al trabajo doméstico que los hombres?Esta realidad debe cambiar. Hombres y mujeres, de todas las edades, pueden y deben compartir las labores domésticas.

El trabajo del hogar y el cuidado de niñas, niños y personas no valentes es un aporte que hoy las mujeres hacen al país de manera totalmente gratuita. Sin embargo, esta tarea tiene un alto costo para las mujeres, que muchas veces dejan de lado el cuidado de su propia salud y viven en condiciones de dependencia económica y psicológica respecto de quien aporta los dineros al hogar.

A través de la Agenda de Género, el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet se propuso avanzar en más y mejores derechos para las mujeres, como una forma de ir equilibrando progresivamente la balanza entre hombres y mujeres.

Compartir las tareas del hogar y el cuidado de las personas tiene múltiples beneficios para todas y todos.

A las niñas y niños les permite adquirir habilidades como la administración de su tiempo, la responsabilidad en la ejecución de sus tareas, el sentido de trabajo en equipo. En el futuro, niñas y niños que hacen tareas del hogar (de acuerdo a su edad), serán adultas y adultos que tendrán una mejor salud mental y física, serán más autónomos, tendrán mejor rendimiento académico y laboral y serán menos propensos a repetir la división sexual del trabajo. Con esto ayudamos a fomentar una sociedad más justa para mujeres y hombres.

En el caso de las y los adultos, compartir las tareas del hogar y el cuidado de las personas les permite generar y reforzar los vínculos sociales existentes en la familia o grupo. De forma similar a niñas y niños, la corresponsabilidad ayuda a mantener un grado de actividad física a todos los integrantes, al mismo tiempo que aliviana la carga de trabajo de todas y todos quienes habitan el hogar. Con esto, las mujeres y hombres tienen más tiempo disponible para poder realizar otras actividades de su interés.

Para Chile, los beneficios de la corresponsabilidad son potencialmente altos. Según el economista Joseph Ramos, si en Chile aumentara la participación laboral de las mujeres desde el actual 48% a un 60%, esto implicaría un aumento de alrededor del 6% del PIB per cápita y una mayor recaudación del Estado en impuestos de 1,2 puntos del PIB.

La corresponsabilidad es necesaria para avanzar en un desarrollo económico inclusivo, equitativo y sustentable. Compartir las labores de la casa y el cuidado de las personas es una necesidad que nuestro país debe resolver en el corto plazo. Chile necesita de más mujeres en el mundo laboral, con mejores remuneraciones y con un mejor acceso a puestos de decisión. Para eso los hombres deben comprometerse con cambiar sus hábitos en el hogar y hacer tareas que antes solo las mujeres ejecutaban.

Al mismo tiempo, se necesitan empleadoras y empleadores que generen prácticas de corresponsabilidad, de beneficios que permitan que los hombres también prefieran esas tareas y que las propias mujeres se abran también a la idea de compartir esas labores.

 

https://twitter.com/MinMujeryEG/status/905515193886756865

 

Algunas Cifras

– En Chile, las mujeres somos la mayoría de la población, el 52,7% según las cifras de la Encuesta Casen. Sin embargo, del total de mujeres que están en edad de trabajar remuneradamente fuera de la casa, sólo un 48%, es decir, menos de la mitad, participa efectivamente del mercado laboral. Esto incluye a las que trabajan en forma dependiente, independiente y a las que están cesantes y buscan un empleo.

– La mayoría de las mujeres (96,8%) que no tiene un empleo remunerado, dice que no puede buscar uno porque tiene que cumplir responsabilidades familiares permanentes.

– Según la Encuesta Nacional sobre Uso del Tiempo del INE (2015) las mujeres realizan casi el doble de tareas del hogar que los hombres y casi 6 horas semanales más de trabajo no remunerado en la casa.

Recomendaciones

🌟 Divide y planifica las actividades de la casa de manera equitativa entre los integrantes del hogar, de acuerdo a las capacidades de cada uno.

🌟 Una buena manera de hacerlo es usar un calendario planificador semanal, con los días de la semana y el listado de actividades (📅Descarga aquí el documento para imprimir en tamaño carta [+]).

🌟 Hazlo en una reunión donde participen todas y todos los integrantes del hogar🏠. Las actividades se pueden dividir por espacio de la casa, duración y complejidad. Enumérenlas juntas y juntos y ¡que comience la división!

🌟 Todas las semanas las actividades deben rotar entre los integrantes del hogar.

🌟 Te proponemos que lo que corresponda a los espacios privados (como los dormitorios) sea responsabilidad de cada uno. Esto ayuda en especial a niñas y niños, fomentando su autonomía, su sentido de cumplimiento de las tareas y reforzando su autoestima. Si la pieza es compartida, las personas deben entonces hacer su propia rutina de trabajo para ayudar a mantener la convivencia.

🌟 Las tareas como lavar la loza, poner la ropa en la lavadora, limpiar el baño, planchar camisas y pantalones, pasar la aspiradora o trapear el piso son responsabilidad de todas y todos.

 

Hagamos que Chile sea un mejor país. Compartamos la pega.

 

📅Descarga el planificador aquí (PDF, 6 MB) [+]