MinMujeryEG - Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género

Menú Principal

16 de Noviembre de 2015

Por mí y por todas las mujeres

Antecedentes

Para el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet, erradicar la violencia contra las mujeres es una prioridad. La expresión más cruda de la desigualdad entre mujeres y hombres es la violencia contra las mujeres que les niega el derecho humano  a la vida y a la integridad, las deja en una situación de inferioridad, subordinación y vulnerabilidad.

La Organización Mundial de la Salud ha declarado la violencia contra las mujeres como un problema de salud mundial de proporciones epidémicas, por lo tanto enfocarse en su prevención y la rehabilitación de las víctimas, implica un alto nivel de urgencia y gravedad, porque lo que está de fondo, más que un número,  es que cada vez que una mujer es agredida, es la sociedad y el Estado los que están fallando.

La violencia contra las mujeres en sus distintas expresiones es una violación flagrante de los derechos humanos. De acuerdo con las últimas cifras entregadas por el Ministerio del Interior (2013), una de cada tres mujeres ha vivido o vive violencia en su vida en nuestro país, lo que se traduce en  casi 3 millones de mujeres. En un país con una población total de cerca de 16 millones de personas, revela que el problema de la violencia contra las mujeres es grave y estructural de nuestra sociedad.

La violencia contra las mujeres es producto de una cultura machista que aprenden por igual mujeres y hombres desde la familia y a través de distintos mecanismos de socialización como el sistema educacional, las instituciones, los medios de comunicación, la cultura.  En Chile, la violencia contra las mujeres está “naturalizada”, esto es, no la vemos porque es un comportamiento que consideramos “normal”, porque así se ha aprendido.

En nuestro país contamos con la ley de violencia intrafamiliar, ley 20.066, que sólo aborda aquella que viven las mujeres en el contexto de la familia, dejando de lado otras manifestaciones de violencia que se dan en los espacios públicos o de trabajo.  Muchas de las formas de violencia que se ejercen contra las mujeres en estos espacios no son considerados delitos o no han sido tipificados, por lo que estos hechos quedan en la impunidad, como ocurre con el acoso callejero, por ejemplo.

 

Objetivos

→ Crear conciencia e involucrar a la sociedad en la prevención de la violencia contra las mujeres.

→ Con esta campaña, el Sernam busca que hombres y mujeres se involucren y actúen contra la violencia como una tarea de todas y todos. La idea es que:

→ Se preste ayuda a las mujeres que viven VCM, especialmente acompañamiento de parte de su comunidad y que todas y todos somos parte para que pueda salir de la violencia y detener los femicidios.

→ Acudan al Fono Ayuda Violencia del Sernam 800 104 008 para informarse sobre qué hacer y dónde acudir

→Instala la perspectiva que la violencia contra las mujeres es un problema de la sociedad en su conjunto, y no exclusivamente de las mujeres y del SERNAM.

→ Hace un llamado a la sociedad a involucrarse y hacer algo.

→ Apela a la capacidad que tiene la ciudadanía de interceder, involucrarse y actuar cuando una mujer es víctima de violencia. La sociedad en su conjunto debe actuar como defensora y agente frente a la VCM.

→ La campaña se instala dentro de los objetivos del Plan Nacional de Violencia 2015-2018, cuyo enfoque es realizar una política de Estado contra la VCM y no solo de un gobierno.

 

Lema

Por mi y por todas las mujeres. Todas y todos somos responsables. Actúa contra la violencia. Detengamos los femicidios.

Mujeres, es nuestro derecho vivir sin violencia.

Ver #VivirSinViolencia en Twitter

 

Videos y gráficas