MinMujeryEG - Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género

Menú Principal

11 de Enero de 2018

Ministra Pascual y Subsecretario Carrasco entregan resultados de la 3° Encuesta Nacional de Violencia Intrafamiliar de la subsecretaría de Prevención del Delito

La Ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, junto al subsecretario de Prevención del Delito, Oscar Carrasco; y el jefe de la División de Estudios de esa subsecretaría, Luis Vial, presentaron los resultados de la Tercera Encuesta Nacional de Violencia Intrafamiliar Contra la Mujer y delitos sexuales.

La Encuesta fue realizada por la subsecretaría de Prevención del Delito, cara a cara a 6.824 mujeres de entre 15 y 65 años, que viven en zonas urbanas de las 15 regiones del país. El trabajo de campo se realizó entre el 6 de diciembre de 2016 y el 9 de marzo de 2017.

Fue aplicada principalmente por mujeres con formación en ciencias sociales o experiencia en estudios sociales. A diferencia de la encuesta anterior (2012), en esta oportunidad además de considerar la violencia en general o la violencia psicológica, física o sexual, se abordaron otras formas de violencia que viven las mujeres en el espacio público, educativo y laboral. También se consultó sobre la violencia económica, pregunta que, a diferencia de la versión 2012, se formuló a todas las mujeres encuestadas, no solo a aquellas que declararon haber vivido alguna de las otras tres formas de violencia ya mencionadas.

Disminución de violencia física y aumento de psicológica leve

En primer lugar, se informó que bajó de un 5,8% a un 4,3% la cifra de mujeres que declara haber vivido violencia física en el último año. La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Claudia Pascual, explicó que la encuesta muestra que “respecto a la violencia física que es un aspecto de mucha preocupación, hay una baja significativa de un 5,8 a un 4,3%, en la prevalencia año. En segundo lugar, aumenta la violencia psicológica, de 16,8% a 20,2% en la prevalencia año, y que dentro de esta forma de violencia, la violencia psicológica leve aumenta y la grave disminuye. Y a su vez, aumenta levemente la violencia sexual, todo ello en la prevalencia del año”.

La Ministra Pascual comentó que dentro de los resultados de esta encuesta, es “bueno conocer que en relación a violencia física, la victimización es menor que en la medición anterior, y al mismo tiempo es la toma de conciencia de qué es violencia psicológica, lo que explicaría el aumento en comparación a encuesta anterior, porque lo que aumenta es precisamente esa violencia cotidiana, el maltrato diario, es decir, hay una mayor toma de conciencia de lo que es violencia” concretó.

La Violencia contra las mujeres sigue ocurriendo principalmente en el ámbito intrafamiliar y por parte de parejas o ex parejas

El espacio intrafamiliar continúa concentrando el 38% de la violencia que las mujeres declaran haber vivido en algún momento de su vida.

La ministra agrega que “la violencia física y la violencia psicológica sigue siendo ejercida por las parejas y las ex parejas, siendo el 65,6% de los agresores de las mujeres que la reportan haber. Una cifra bastante alta en comparación al 15% de otras personas y el 7% de otros parientes”.

Vivimos un proceso de cambio cultural que condena la violencia contra las mujeres

 Este es otro de los elementos importantes que desprenden de la encuesta y las preguntas sobre los roles de género que se incorporaron confirman el cambio cultural que se está produciendo en nuestra sociedad: un 72% de las mujeres está en desacuerdo con que cuando hay golpes en una relación de pareja esto se resuelve en casa y un 68% de las mujeres está en desacuerdo con la afirmación de que una buena esposa debiera compartir la opinión de su esposo, aunque no piense lo mismo.

  “Los resultados de la encuesta nos hablan de un proceso de transformación cultural que está en marcha, sobre todo cuando hay mayor reporte de que me siento víctima de violencia, quiere decir que hay un aumento de toma de conciencia” explicó la ministra.

Agregó que “en segundo lugar, hay mayor condena social a las diversas formas de violencia, y, en tercer lugar, ésta encuesta también innova y pregunta sobre factores de riesgo o vulnerabilidad que pueden tener las mujeres para estar más o menos afectas a violencia. Por ejemplo, cuando nos dicen que las mujeres viven más violencia, son aquellas que tienen menos redes de apoyo, que las que tienen más dependencia económica están más vulnerables a vivir violencia y que las mujeres que adhieren más a los estereotipos de género, están más afectas de violencia; efectivamente se da cuenta de un cambio cultural”

“Hay una transformación que da cuenta de aquí es necesario convocar a las mujeres a un cambio cultural de comprensión de su derecho a vivir sin violencia, pero que también que convoque a los hombres, a genera un nuevo trato con las mujeres, el buen trato en las relaciones de pareja, no el cariño que asfixia, que controla y no nos deja relacionarnos con otros y otras” expresó.

La violencia también se vive en otros ámbitos

Por otro lado, la secretaria de Estado explicó que la Encuesta 2017 tiene otros cambios metodológicos, ya que por primera vez se pregunta por la violencia en espacios públicos, y un 25% de las mujeres afirma haber vivido violencia en el espacio público en algún momento de su vida.

Las expresiones de violencia más comunes declaradas por las mujeres fueron: frases o palabras obscenas de tipo sexual, abuso sexual y tocaciones sin consentimiento. “Esto es que 1 de cada 4 mujeres a lo largo de su vida reporta haber sufrido violencia en el espacio público, principalmente vinculada al acoso sexual”

Junto con lo anterior, “se midió factores de riesgo, de vulnerabilidad, cuando las mujeres tienen más dependencia económica, no cuestionan los estereotipos de género tradicionales (tales cómo que el hombre es el único que mantiene económicamente el hogar, o que la mujer debe opinar igual a su pareja), y no se cuentan con redes de apoyo, es cuando aumenta el riesgo y la vulnerabilidad de la violencia”.

Un 25% de las mujeres afirma haber vivido violencia en el espacio público en algún momento de su vida, el 15% afirma haberla vivido en el ámbito educacional en algún momento de su vida y el 10% en el ámbito laboral.

Falta de redes de apoyo, dependencia económica y estereotipos de género son factores de riesgo

Esta tercera encuesta consultó además por la denuncia y las razones de las mujeres para no denunciar. En este sentido, la encuesta informa que las mujeres que han vivido violencia física y sexual en algún momento de su vida tienen mayores niveles de dependencia económica que aquellas que no han vivido estas violencias (9,8%); que las mujeres que han vivido violencia psicológica están más en desacuerdo con los estereotipos masculinos que aquellas que no han vivido esta violencia, y que en general, las mujeres que han vivido algún (o algunos) tipo de violencia tienen bajos niveles de redes de apoyo.

En este sentido la ministra comentó que “las cifras son relativamente similares.  Existe un aumento de la denuncia en casos de violencia física(de 36% en medición anterior  a 37% en la encuesta actual) y de la violencia sexual (de 12%  en la medición anterior a 23% en la actual encuesta), como se ve se denuncian más la violencia física”

“Sin embargo, nos parece imperante también los resultados en torno al por qué no se denuncia, porque refuerza lo que hemos realizado en estos 4 años de Gobierno y que creemos inspirarán políticas públicas para seguir haciendo llamados a la denuncia y el llamado a al entorno, por eso es que nuestros mensajes han sido dirigidos a la comunidad, a las redes sociales, a los familiares, amistades y compañeros de trabajo, porque aún sigue siendo razones para no denunciar el miedo, el que las cosas hayan mejorado o en el caso de la violencia sexual la vergüenza de exponer su situación” concretó.

La autoridad continua: “Los resultados de esta encuesta dan cuenta de la necesidad de seguir realizando campañas de prevención haciendo el llamado a la denuncia a las mujeres y sus entornos familiares. Tenemos que hacer el llamado a no dejar en las manos de las mujeres la responsabilidad de pedir ayuda, todos tenemos que estar alertas, y hacer un llamado a la acción”

Características generales de la encuesta: 

  • Se encuestó cara a cara a 6.824 mujeres de entre 15 y 65 años, que viven en zonas urbanas de las 15 regiones del país.
  • El trabajo de campo se realizó entre el 6 de diciembre de 2016 y el 9 de marzo de 2017.
  • La encuesta fue aplicada principalmente por mujeres con formación en ciencias sociales o experiencia en estudios sociales.
  • Para aplicar el cuestionario se utilizó una Tablet, lo que disminuye algunos errores asociados al uso del papel, como saltarse páginas.
  • El margen de error de la encuesta es de 1,2% en el nivel nacional y 5% en el nivel regional.
  • A diferencia de la encuesta anterior (2012), en esta oportunidad además de considerar la violencia en general o aquella de tipo psicológica, física o sexual, se abordaron otras formas de violencia que viven las mujeres en el espacio público, educativo y laboral.
  • También se consultó sobre la violencia económica, pregunta que, a diferencia de la versión 2012, se formuló a todas las mujeres encuestadas, no solo a aquellas que declararon haber vivido alguna de las otras formas de violencia.
  • Para medir la violencia general, psicológica, física y sexual se utilizaron las variables “vida” y “año”, es decir, se les preguntó a las mujeres si habían vivido cada una de estas violencias en algún momento de su vida y también si la habían vivido en los últimos doce meses.
  • Para medir la violencia económica o las violencias que ocurren en el ámbito educacional, laboral o en los espacios públicos se consideró solamente la variable “año”.

DESCARGAR PPT ENCUESTA